Warning: A non-numeric value encountered in /home/aurapsic/public_html/marionafuster.com/wp-content/themes/mariona-theme/functions.php on line 5704
La mort invisible / La muerte invisible

La mort invisible / La muerte invisible

La mort invisible. Aquest era el tema de la taula redona del programa Dues Voltes de IB3, presentat per Neus Albis, del día 24 de febrer, i en el que em van permetre participar com a representant del Col.legi de Psicologia de les Illes Balears. Una capçalera que ho diu tot quan parlem de les morts per suicidi. No tenim les dades actualitzades (per què?), les darreres son les de 2013, i son alarmants. És la primera causa de mort no natural, per davant dels accidents de tràfic i es la primera causa de mort entre els homes de 24 a 35 anys. A Espanya es van registrar 3870 suicidis, la xifra més alta desde que es fan les estadístiques. Les Illes Balears es la cuarta Comunidad que més casos contava, amb 104 morts. 81 homes i 23 dones. Si sabem ademés que cada mort per suicidi afecta a una mitjana de unes altres 6 persones de l’entorn (parella, mare, pare, fills, germans, predins, amics). Si sabem ademés que per cada persona que ho consuma, unes altres 20 ho intenten. Si sabem que entre el 70-90% tenien un diagnóstic de salut mental, i únicament 1/3 part estava rebent tractament específic. Si sabem ademés que hi ha una infradetecció de la incidencia real del suicidi. Ens podem fer una lleugera idea de la magnitud del problema i cal demanar als responsables polítics que donin una resposta contundent. Any rera any fan campanya expressant la intenció de fer-ho, però lo cert és que no hi ha Espanya, ni a la nostra Comunitat, cap pla de prevenció ni estrategias integrals per abordar...
Trastorno Límite de Personalidad

Trastorno Límite de Personalidad

Son las 3 de la madrugada. Claudia no puede dormir. Mira por la ventana de su habitación, y se siente, como tantos días, absolutamente sola y desamparada. Mira hacia abajo, ve pasar los coches, el camión de la basura está recogiendo los cubos del bar de la esquina. Distingue a lo lejos lo que le parece son dos amantes caminando. Le parece que nada de lo que ve es real. Le asalta la idea de lanzarse, y acabar con todo, ya no puede más. Se asusta de sí misma, y se tira a la cama a llorar. Se odia a sí misma, y odia a todo lo que le rodea. Hace dos meses que lo ha dejado con su pareja, tras una fuerte discusión en la que acabó lanzándole un cenicero en un bar. Ya no importa el motivo… Le rogó y le rogó que le perdonara, pero él ha decidido darse un tiempo. Ha dejado de atender a sus infinitas llamadas. No entiende sus arrebatos. Una intensa sensación de vacío se apodera de ella, quiere dejar de sentirse así. Su propia voz en su cabeza no hace más que repetirle que va a estar siempre sola, que es una inútil. “¿Quién te va a querer?”. Claudia quiere que se calle, pero no lo hace. Nunca se calla. Se va a la cocina, abre la puerta de la nevera, y entre lágrimas empieza a engullir los restos fríos de la cena, se abre una bolsa de patatas mientras unta mayonesa en un trozo de pan duro. No puede parar de comer. No puede dejar de llorar. No puede respirar. Sentada en el suelo frente a la nevera, se siente totalmente fuera de control. Sabe lo...